Ventajas de vivir en un pueblo

Algunas ventajas de vivir en un pueblo (hay muchas, muchas más). Cada vez más personas se plantean cambiar la gran ciudad por un pueblo, y lo cierto es que hay buenos motivos para hacerlo (aunque también tiene sus inconvenientes):

  • Calidad de vida: tener el río a dos minutos de casa, el monte a 10 minutos, caminos por los que perderse en bici que empiezan detrás de tu casa… Vivir en un pueblo aporta calidad de vida, sobre todo para una familia con niños pequeños.
  • Salud: no hay estudios médicos sobre los beneficios para la salud de respirar aire limpio todos los días, pero hay estudios que analizan el efecto de la contaminación del aire en las ciudades; puedes leerlo y sacar tus propias conclusiones. ¿Quieres respirar aire de verdad todos los días?
  • ¿Ruido? ¿Qué es el ruido? Pocos ruidos van a molestarte en un pueblo más allá de un tractor que pasa, una vaca que muge a lo lejos o el murmullo del río (¿esto es ruido o música?). Mudarte a un pueblo es la mejor manera de decir adiós a la contaminación acústica.
  • Comida: puedes tener tu propio huerto, y si estableces una buena relación con tus vecinos pronto descubrirás que unos cuantos tomates en su punto de maduración, unas patatas recién arrancadas o una docena de huevos frescos son la forma más frecuente de dar las gracias en un pueblo pequeño. Hay menos carnicerías, pero la carne que tienen es de mejor calidad. Y los huevos y la leche… No hay palabras.
  • Ritmo de vida: el ritmo de vida en el pueblo es diferente, más tranquilo. Perderás menos tiempo en desplazamientos diarios, y estarás ganándolo para tu huerto, para tu pareja o tus hijos, para aprender a cocinar…
  • Mascotas: si tienes una mascota hay una vida mejor esperándoos en algún pueblo. La salud y el carácter de tu amigo de cuatro patas mejorarán mucho con buenas dosis de paseos por la naturaleza y aire libre un día sí y otro también.
  • Trabajar para vivir: vivir en un pueblo cuesta dinero, pero mucho menos que vivir en una ciudad. Si vivir en la ciudad no te permite ahorrar o está acabando con tus ahorros quizá sea el momento de mudarte a un pueblo y empezar a trabajar para vivir.
  • Servicios: no vas a tener dos bancos debajo de tu casa, ni cuatro supermercados en tu barrio; tampoco vas a tener 3 hospitales a menos de una hora de tu lugar de trabajo… Pero pronto descubrirás que tampoco hace falta. Cuando lleves unos meses en tu pueblo el cajero del banco te saludará por tu nombre, tu médico de cabecera te preguntará por los niños o te recomendará una obra de teatro que va a llegar a algún pueblo cercano y si tu hijo pierde el autobús para ir al colegio algún vecino se ofrecerá a llevarlo con sus hijos. La oferta de servicios es menor, pero la calidad de los servicios hará que pronto te olvides de ese detalle.

¿Vives en un pueblo? ¿Qué te hizo decidirte? ¿Qué ventajas encuentras?

Anuncios