Pueblos para vivir y trabajar

En Astorga y sus comarcas hay varios pueblos en los que vivir y trabajar. Se trata de pueblos pequeños, en los que las principales actividades son la agricultura y la ganadería, y que ofrecen oportunidades de autoempleo en estos sectores y en el sector servicios (especialmente en los orientados a la tercera edad). Un sector poco explotado es el de los productos ecológicos, que pueden encontrar salida en Astorga (la ciudad cuenta con 11.500 habitantes, pero recibe unos 100.000 turistas cada año).

Estos son algunos de los pueblos en los que vivir (los hay que ofrecen bastantes servicios, los hay que no ofrecen ninguno):

  • Sueros de Cepeda (a 19 kilómetros de Astorga): con unos 170 habitantes, su situación lo dota de servicios como un colegio, farmacia, consultorio médico, una oficina bancaria, una pequeña tienda o dos bares. Ideal para familias con niños pequeños que busquen un nuevo estilo de vida.
  • San Justo de la Vega (a 4 kilómetros de Astorga): con unos 1.200 habitantes, el pueblo cuenta con colegio, tiendas, farmacia, consultorio médico y un largo etcétera. Ofrece el estilo de vida de un pueblo con la comodidad de vivir en lo que es en la práctica un barrio de Astorga.
  • Oteruelo de la Valduerna (a 7 kilómetros de Astorga): con 23 habitantes, el pueblo está muy cerca de Astorga pero apartado incluso de la carretera que lleva a la ciudad. Tranquilidad absoluta en un entorno idílico.
  • Valdeviejas (a 2 kilómetros de Astorga): con solo 137 habitantes, está situado en pleno Camino de Santiago y ofrece la calidad de vida de un pueblo con todos los servicios de Astorga a un paseo de distancia.
  • Murias de Rechivaldo (a 5 kilómetros de Astorga): siguiendo el Camino de Santiago, Murias es un pueblo que ha crecido en torno a la hostelería y restauración, dirigidas tanto al peregrino como al turista.
  • Quintana del Castillo (a 25 kilómetros de Astorga): con 100 habitantes y muy cerca del embalse de Villameca, es un buen punto de partida para rutas ornitológicas, rutas micológicas y distintas actividades en la naturaleza.
  • Otero de Escarpizo (a 8 kilómetros de Astorga): con 80 habitantes y apartado de la principal carretera de la comarca, el pueblo ofrece la más absoluta tranquilidad.

Hay muchos otros pueblos parecidos a Otero de Escarpizo, la mayoría prácticamente sin servicios más allá de un consultorio médico. Con carácter general los pueblos de más de 100 habitantes suelen contar con un bar en el que es posible hacer algo de vida social.

En casi todos estos pueblos es posible encontrar casas en venta, algunas para entrar a vivir, otras para restaurar. Encontrar casas en alquiler es más difícil, casi toda la oferta se concentra en Astorga y en San Justo de la Vega. Dos inmobiliarias locales concentran buena parte de la oferta: Inmogar e Inmobiliaria Astorga; se puede encontrar algún resultado adicional en idealista.com o en fotocasa.es.

Si necesitas información más concreta sobre algún pueblo de nuestras comarcas puedes dejar un comentario, seguro que yo mismo o alguno de nuestros lectores podemos ayudarte.