Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , ,

Este lunes de resaca post-electoral sí que tendría que ser jornada de reflexión en Astorga. Y es que los resultados dan mucho que pensar, y para todos. Vamos partido por partido, y con calma porque son ocho:

  1. Partido Popular: logra una victoria clara, clarísima, pero no la mayoría absoluta. Y crece en votos, pero menos de lo que merece su candidato. Es muy posible que sean las siglas las que han impedido a Arsenio gobernar en solitario. Así las cosas, tiene por delante una legislatura muy larga, y tendrá que buscar apoyos entre tres grupos que no se lo van a poner fácil (PSOE por falta de sintonía, PAL por lo mismo, e IU porque defienden posturas encontradas en muchas cuestiones). Más que el PGOU creo que los caballos de batalla pueden ser el servicio de recogida de basuras y los servicios sociales, previsibles peajes para sacar adelante aquellas partes de su programa que concitan más acuerdos.
  2. PSOE: Victorina es la gran derrotada en estas elecciones, pero ni mucho menos ha dicho su última palabra. Decida o no dejar paso en la asamblea local de su partido, sus tres concejales pueden ser clave en esta legislatura si, como es previsible, PAL rechaza un acuerdo estable y la entente PP-IU es física y metafísicamente imposible.
  3. PAL: sigue siendo la tercera fuerza, pierde votos y mantiene sus tres concejales. El modelo Peyuca ha tocado techo, y el partido (si lo hay) tendrá que pensar si quiere seguir eternamente en la oposición o van a trabajar en una alternativa seria de gobierno.
  4. IU: ganadores de estas elecciones, por encima incluso del PP. De 0 a 3. La mejor noticia, quizá, que entra en el Ayuntamiento Javier Rodera… En una ciudad como Astorga, que ha demostrado en el pasado que es capaz de votar a la persona y no al partido en unas elecciones locales, la figura de Rodera tiene recorrido a medio plazo y puede garantizar a IU una presencia estable en la casa consistorial en legislaturas venideras. Habrá que ver qué pueden hacer desde la oposición, pero la ausencia de una mayoría absoluta y la falta de sintonía entre PP, PSOE y UPL les da libertad para negociar y pactar las medidas más importantes de su programa.
  5. Ciudadanos: el partido de Albert Rivera es la tercera fuerza en el conjunto del país, y ha obtenido resultados más que aceptables en algunos municipios de la provincia (León y Villaquilambre entre ellos). En Astorga se equivocaron de candidato, quizá porque el objetivo era presentar candidatura en todos los municipios de más de 10.000 habitantes (cosas de la ley electoral, que pone estos requisitos para acceder a determinadas subvenciones).
  6. UPL: la campaña se le quedó corta a Ricardo Pomar, que se presentó sin apenas proyecto ni medios. El partido sobrevivió a la legislatura pese a la irrupción de nuevas alternativas (o gracias a que se fragmentó el voto), veremos si pueden fraguar un proyecto mejor para 2019.
  7. Ciudadanos Rurales Agrupados: muy lejos del concejal que pronosticaba en mi porra, sus resultados son agridulces en toda la provincia, pese a que tendrán al menos una alcaldía. Las derrotas de Luyego (por 9 votos) y Gradefes (por 12) son quizá lo más complicado de digerir. Sus dirigentes tienen en su manos la oportunidad de trabajar durante los próximos años desde la oposición y sobre todo en el partido, porque León y España necesitan un partido con sus características.
  8. Democracia Regionalista: Tomás Arconada ocupa una previsible última posición, aunque en su defensa hay que decir que no es el peor resultado que ha obtenido un partido en las municipales de Astorga.

Bonus-track: sería divertido un pacto de izquierdas entre PSOE, PAL e IU, con Peyuca de alcalde, Viti en servicios sociales, Tomás Álvarez en Cultura, González Rojo en Igualdad e IU en Medio Ambiente… Alguien planteará algo parecido, seguro, pero espero que IU no entre en ese juego. De PSOE y PAL nada me sorprendería.

Anuncios