Etiquetas

, , , , , ,

2015 es año de elecciones, y en Astorga tendremos que pasar por las urnas para perfilar* la composición del Ayuntamiento. También hay elecciones autonómicas, pero Astorga, con menos de 12.000 habitantes, no pinta nada en esas, así que lo dejaremos estar por ahora.

Las alternativas ya conocidas son las siguientes:

  • PSOE: Victorina Alonso, que fue procuradora, ha sido y es médico y ha ejercido de malabarista en la legislatura que termina, repite candidatura, aunque no será porque no le hayan hecho la cama en su propio partido. El equipo que presenta, en el que solo sobrevive Mercedes González Rojo, cuenta con la sorpresa de Tomás Álvarez, que abandona su retiro en Villamejil para dejarse ver por Astorga. El principal reto de Victorina será convencer a sus votantes y reeditar sus seis concejales, aunque no parece fácil habida cuenta de la fractura que existe en la agrupación local de su partido.
  • PP: Arsenio García, concejal y alma de la recreación de los Sitios de Astorga, es el candidato del PP, que acomete por fin una profunda renovación de su lista. El perfil de Arsenio gusta mucho en Astorga, una ciudad que tradicionalmente votaba a Perandones en las locales y al PP en el resto de comicios, por lo que se presenta como favorito claro a la alcaldía.
  • PAL: el PAL no es un partido, es algo parecido, y su estructura se sostiene en Astorga sobre los hombros de Peyuca, un hombre que ha invertido los tiempos políticos (se pasa 4 años en campaña y los 15 días de campaña… en campaña también). El papel de Peyuca como vocero de los vecinos viene muy bien al Ayuntamiento para saber qué aceras hay que arreglar y qué árboles necesitan una buena poda, pero parece complicado que rompa el techo de los tres concejales.
  • Otros: puede surgir alguna candidatura más; hace unos días se anunciaba la de Ciudadanos Rurales Agrupados (aún no se conoce el candidato), y se oyen rumores sobre Ciudadanos o Vox, aunque parece complicado que estas tres opciones logren representación. Si tuviera que apostar por una lo haría por CRA, un partido cuyo aval es la trayectoria de sus miembros, todos con una dilatada experiencia en la gestión municipal.

A falta de ver los programas de cada formación, lanzo algunas ideas para quienquiera que asuma el bastón de mando tras las elecciones. Son, a mi juicio, las tres apuestas clave para nuestra ciudad en la próxima legislatura:

  1. Impulsar el Polígono Industrial de Astorga: la única forma de frenar el imparable descenso de la población es creando puestos de trabajo. El PIA no pía, y necesita una empresa de bandera que mueva un poco los cimientos de una ciudad que se conforma con mirarse el ombligo. No hablo de un Mercadona (Villadangos) o de un Inditex (Onzonilla), pero habría que poner una alfombra roja a la empresa que apueste por nuestro polígono para crear 150 puestos de trabajo. En esta labor el Ayuntamiento debe contar con la implicación de toda la ciudad, y urge que la empresa Salvadora de Astorga SA eche a andar durante la legislatura que se avecina.
  2. Exportar Astorga: Perandones modeló durante años una imagen de Astorga que se ha convertido en una marca; la ciudad cuenta con activos como el Palacio de Gaudí, el Museo del Chocolate, la Semana Santa o Castrillo de los Polvazares, amén de productos como el cocido maragato, el chocolate, las mantecadas, la cecina, el garbanzo de Valdeviejas (en serio, no pierdan el tiempo en litigios, cambien de marca y empiecen a vender). Con ayuda del obispado podrían añadirse la Catedral, el Seminario o la iglesia de San Andrés. Ninguna ciudad del tamaño de Astorga cuenta con semejantes activos, pero nadie los conoce en cuanto salimos de España. Urge renovar la web del Ayuntamiento, y el proyecto ha de ser ambicioso: la nueva web tiene que ser adaptable a móviles, completa y disponible al menos en español, inglés y portugués. Traducir la web completa a más idiomas puede ser caro, pero habría que ofrecer información básica también en francés, alemán, italiano, polaco, ruso, coreano, chino y japonés. Mientras la web del Ayuntamiento siga anclada en 1999, esté disponible solo en español y resulte inaccesible desde dispositivos móviles, Astorga será invisible para el 90% de sus potenciales visitantes. Y con Astorga sus productos y empresas, los que crean trabajo ahora.
  3. Astorga, capital de Maragatería. Y de La Cepeda. Y de la Sequeda, y del Órbigo, y del Páramo, y de la Cabrera… Astorga no es la capital de Maragatería, vaya eso por delante. Pero tiene que aspirar a serlo de Maragatería y de todas las comarcas que la rodean. Convertirse en una ciudad de servicios no va a ser fácil, pero Victorina ha hecho un gran trabajo dotando de nuevas especialidades a nuestro Centro de Salud (trabajo que esperamos que tenga continiudad, esté quien esté al frente del Ayuntamiento). La Escuela Oficial de Idiomas o el Conservatorio de Música son otros ejemplos, aunque contra ambos lucha el creciente envejecimiento de nuestras comarcas. El Ayuntamiento puede y debe liderar un frente para rejuvenecer el mundo rural (del que Astorga forma parte), y si para ello hay que ofrecer un cheque bebé de 3.000 euros por cada nacimiento, me parece barato. Pero me estoy desviando. Otros servicios que hay que fortalecer son los siguientes: enseñanza (ampliar el catálogo de módulos del IES, incluyendo al menos alguno de los siguientes: producción agroecológica, producción agropecuaria, gestión y organización de empresas agropecuarias); comercio minorista (no sé qué podría hacer el Ayuntamiento para bajar el precio de los alquileres, que es desorbitado y espanta a posibles inversores); ocio (una vez finalizados la Casa Panero o el Gullón hay que llenarlos de actividad, y por Dios que no sean los cuatro actos de amiguetes a los que acuden cuatro amiguetes como estamos acostumbrados), etc.

Los comentarios están abiertos a propuestas. ¿Qué Astorga quieres tú?

* gracias a las listas cerradas no vamos a elegir a nuestros representantes, sino a determinar cuántos de los designados por cada partido entran a formar parte del Ayuntamiento.

Anuncios