Gol de Palazuelo

La Comisión de Fomento del Congreso, a iniciativa de Podemos, ha aprobado la reapertura de la línea de ferrocarril que unía Astorga y Plasencia. La medida es fruto del trabajo que viene realizando la plataforma Movimiento por el Tren de la Ruta de la Plata.

Me duele hasta escribirlo. Los que tenemos más de 25 años sabemos que se refieren al ferrocarril de la Vía de la Plata. La plataforma, que no ha elegido el nombre al azar ni por capricho, ha logrado que el tren pase a ser conocido como “de la Ruta de la Plata”. La Vía de la Plata arrinconada otra vez. Gol de Palazuelo.

Poco importa que la moción aprobada en Astorga hable del tren de la Vía de la Plata. Astorga no impulsó ese movimiento y permitió así que se dé publicidad a una falsificación histórica. ¿Qué vamos a hacer para recuperar el terreno perdido?

Anuncios

Hablemos de la Ruta Romana

Los datos que nos deja la temporada de verano son muy buenos, y Astorga ha recibido más visitantes que en años previos, visitantes que han entrado más en la Catedral, en el Palacio de Gaudí y en los museos municipales. Los datos ofrecidos por el Ayuntamiento siguen siendo escasos para mi gusto, y han vuelto a cambiar la información ofrecida, lo que dificulta cualquier seguimiento (menos comunidades autónomas y menos países, sin datos concretos, ni una referencia al número de peregrinos, etc).

La que menos visitantes recibe es la Ruta Romana. Hace unas semanas recibí una visita, un profesor de Estados Unidos iba a pasar dos días en León, e inmediatamente le propuse pasar uno de esos días en Astorga. Quedó fascinado por el Museo Catedralicio, le encantaron el Palacio y el Museo del Chocolate y se enamoró de los hojaldres y de los merles. Sobre el cocido maragato dijo que era la mejor comida que había probado nunca. ¿Qué le faltó a su visita? La Ruta Romana, claro. Cuando llamé a la Oficina de Turismo me confirmaron que no había plazas en todo el fin de semana; el sábado nos acercamos al Museo Romano, por si se había producido alguna cancelación, y nos confirmaron que la Ruta seguía completa y que la lista de espera para posibles cancelaciones era de 18 personas. Esto fue en noviembre, no quiero ni imaginar qué listas de espera habrá en los meses de verano, a los que se refieren las estadísticas conocidas.

Mi pregunta es sencilla: si la Ruta Romana se encuentra al límite de su capacidad y con lista de espera, ¿por qué no se ofrecen dos rutas de mañana y dos de tarde los fines de semana? 11:00 y 12:00 por la mañana, 16:00 y 17:00 por la tarde. No sé cuándo volverá a España este profesor, y no sé si cuando lo haga tendrá tiempo para pasar otro día en Astorga. Lo que es seguro es que podrá hablar a sus alumnos maravillas de Astorga, pero no de su Ruta Romana.

Permíteme que insista, Silvia

Sé que me repito, pero he estado repasando el programa electoral con el que el Partido Popular concurrió a las elecciones municipales y que le valió la victoria. Como la web está caída, y por su especial interés, reproduzco aquí el apartado dedicado al turismo, y más concretamente las acciones previstas (las negritas son mías):

  • Plan Estratégico de Turismo.
  • Plan de Interpretación del Patrimonio.
  • Plan de Valorización de los Recursos Turísticos Locales.
  • Plan de Acción y consolidación de las Rutas Históricas, Vía de la Plata y Camino de Santiago.
  • Estudio para recuperar y poner en Valor la Vía VIA XIX.
  • Plan de Comunicación y Marketing.
  • Plan de fidelización Turística.
  • Plan de Señalización Turística adaptado.
  • Plan de Movilidad Urbana dirigido a resolver las necesidades en materia de accesibilidad y estacionamiento.
  • Plan de iluminación monumental, especial atención en la Muralla.
  • Creación del Consorcio de turismo y la Agencia Municipal de Turismo como organismos de gestión y coordinación turística.
  • Creación de paquetes turísticos competitivos para ofrecer a los turoperadores.
  • Creación de paquetes de ocio para peregrinos en Astorga como final de etapa.
  • Turismo de idiomas.
  • Turismo de eventos. Posicionamiento de la ciudad como sede de Congresos y eventos relacionados con la historia y el comercio y el deporte.
  • Gaudí, como atractivo y activo turístico.
  • Apps, como activo clave para la gestión de la actividad turística.
  • Crear Imagen gráfica de la marca “Astorga”.
  • Fomentar la creación de empresas de servicios turísticos como fuente de empleo.
  • Estudio y diseño de los productos turísticos.
  • Diseño y puesta en marcha de Jornadas Gastronómicas y su interpretación cultural, rompiendo la estacionalidad.
  • Promoción y puesta en valor de los Museos y productos turísticos interaccionando con Ferias locales y Nacionales.
  • Puesta en marcha de actividades de agroturismo. Estudio de Rutas y ecoitinerarios por la comarca.
  • Apostar por la profesionalización y cualificación del sector turístico local.
  • Apostar por la promoción de la ciudad en ferias nacionales e internacionales.
  • Iniciar contactos con la iniciativa privada para atraer a la ciudad nuevos proyectos turísticos relacionados con el comercio y las compras.
  • Estudio de viabilidad de un cámping municipal.
  • Apuesta firme por la Consolidación del Salón Internacional del Chocolate e Instaurar un Congreso Internacional del Chocolate y el Dulce, productos ligados a nuestra cultura, que nos permita ser un referente gastronómico a nivel nacional.

Por las limitaciones que el tiempo y el espacio imponen voy a referirme solo a aquellas cuestiones destacadas en negrita.

Los planes y los peces

Hasta cuatro planes he destacado, y hay más. El único plan que necesita Astorga es un plan estratégico, en el que sería protagonista el apartado dedicado al turismo. El Plan Estratégico de Turismo debería incluir al resto de los que se mencionan en el listado en todo caso… Pero me referiré a tres en concreto que, como parte de otro plan o por separado, me parecen especialmente interesantes:

  1. Plan de Interpretación del Patrimonio: debería desarrollarse con una aproximación maximalista a lo que es el patrimonio de Astorga y de sus comarcas, incluyendo edificios de especial interés que siguen sin aparecer en guías de la ciudad y que no se mencionan oficialmente. Más allá de que la mayoría de estos edificios se encuentren en manos privadas, urge un catálogo completo que los ponga en el mapa (hay tres ejemplos obvios: el Seminario, la Casa Granell y la Iglesia de Rectivía).
  2. Plan de Valorización de los Recursos Turísticos Locales: lo dicho en el párrafo anterior es de aplicación a este plan, que debe incluir además del catálogo patrimonial otros recursos como los gastronómicos, culturales, etc. El Museo Romano de Astorga muestra unas cifras preocupantes; su salida natural es apostar por su valor didáctico, ampliando la oferta de materiales didácticos existente y convirtiéndolo en referencia para los centros escolares de todo León y de provincias limítrofes.
  3. Plan de Movilidad Urbana: es muy necesario el aparcamiento del Melgar, ojalá en dos alturas para ofrecer el máximo de plazas. Hay que poner en el mapa otras zonas de aparcamiento, como San Roque, pero también el olvidado Puerta de Rey, a un paso del Museo del Chocolate y con plazas suficientes para cubrir la demanda el 90% de los días.

Paquetes

  1. Creación de paquetes turísticos: yo incluiría en la oferta paquetes para estancias de una y dos noches en la ciudad, ya que en casi todas las ofertas que se ven Astorga aparece como una excursión de un día.
  2. Creación de paquetes de ocio: es necesario hacerlo para peregrinos, pero también para familias y para parejas.

Turismo de idiomas

Demasiado vago para opinar… ¿Vamos a convertir Astorga en un pueblo inglés para que la gente venga a aprender inglés? ¿O queremos atraer a estudiantes de español? Urge poner en valor el legado de Ricardo Gullón, uno de los hispanistas más prestigiosos del siglo XX (solo por detrás de Francisco Rico). Gullón fue profesor en varias universidades estadounidenses, y alguna de ellas se interesó en su día en su legado. Astorga mantiene este tesoro olvidado, es necesario hacer un esfuerzo y abrirlo tanto a investigadores como a estudiantes de español. Para ello será necesario colaborar con la Universidad de León, que debería establecer en Astorga una oficina permanente y ofrecer aquí cursos de español para estudiantes extranjeros. Por su tamaño, su interés histórico y su ambiente tranquilo Astorga ofrece el entorno perfecto para aprender español.

 

Apps, como activo clave para la gestión de la actividad turística

 

Yo ya no sé cómo decirlo. Espero que esta idea esté enterrada y bien enterrada. A principios de este mes de abril se publicaba un estudio sobre el uso de las apps móviles de organizaciones culturales, y los resultados revelan que, oh sorpresa, la experiencia de los visitantes mejora cuando consultan información durante su visita en redes sociales y en webs adaptadas a móviles. La consulta de información previa a la visita se produce sobre todo en web (76%), siendo las apps residuales (5,5%). El estudio completo, en inglés, puede consultarse aquí, pero no dice nada que no sepa cualquiera que tenga un teléfono móvil y viaje por lo menos dos veces al año.

 

Estudio de viabilidad de un cámping municipal

 

Tengo mis dudas sobre la necesidad… Hay varios campings en torno a Astorga que, sin ser perfectos, cumplen con su función y atraen a ese tipo de turismo. Sí es necesario cuidar el aparcamiento de autocaravanas, las opiniones que recibe en distintos foros no lo dejan en muy buen lugar.

El esfuerzo inversor que conllevaría la puesta en marcha del cámping puede dedicarse a la piscina municipal (excelente noticia la ampliación de las instalaciones programada) o a un parque de aventura que ofrezca algo diferente y que podría estar ubicado en alguna de las pedanías (un campo de airsoft o de paintball, por ejemplo, que podría explotarse del modo en que suelen explotarse los campings municipales, en forma de concesión por un canon).

Att: Silvia Cobos

Etiquetas

,

Buenas tardes, Silvia:

No nos conocemos personalmente, y es posible que no tenga tiempo de leer este humilde blog, pero yo sí sigo su actividad al frente de la Concejalía de Turismo y me gustaría plantear una duda sobre la valoración que he leído en prensa sobre la última edición de “Sabor a Chocolate” (una iniciativa que aplaudí en su día y que me sigue pareciendo muy interesante). Aquí el artículo de Astorga Redacción, por si quiere situarse. Me llama la atención lo siguiente:

  1. Sabor a Chocolate nació con el objetivo de mejorar los datos de turismo en un mes de cifras muy bajas de visitantes y aumentar las pernoctaciones.
  2. Tengo que reconocer que la satisfacción es nuestra y seguiremos trabajando con mucha ilusión” (Silvia Cobos).
  3. Hemos percibido sobre todo una participación e interés por parte de los castellanos y leoneses, y visitantes de León capital y Ponferrada” (Oficina de Turismo).

Las cifras me parecen ajustadas a lo que se puede esperar, pero si el alcance se ha limitado a León, Ponferrada y algún zamorano despistado me temo que no se estará mejorando de forma sustancial la cifra de pernoctaciones. Y ojo, sigo insistiendo en que 80 visitantes de media cada fin de semana son una cifra interesante, pero también creo que deberían ser 80 los que hicieran noche para hablar de éxito.

IV Salón Internacional del Chocolate de Astorga

El Salón Internacional del Chocolate de Astorga alcanza la cuarta edición, y lo hace con alguna novedades como la “I Jornada Técnica SICA para Profesionales” o la masterclass que ofrecerá el maestro chocolatero David Pallàs, presentador de Chocolateando y uno de los rostros más conocidos de Canal Cocina.

Todavía no se ha hecho público el programa completo, aunque se hará público en los próximos días. Esto es lo que se conoce hasta ahora del programa del SICA 2017.

Make Astorga Great Again

La lectura recomendada de hoy es un artículo de opinión de Tomás Valle, “Una ciudad en crisis“, que dibuja la realidad económica y social de Astorga bastante mejor que nuestros alcalde y concejales. La parte que menos me gusta del artículo es su pesimismo (¿realismo?), aunque eso es un defecto mío y no un error de Tomás.

Astorga está inmersa en una espiral descendente, en una dinámica en la que cada mal dato arrastra al siguiente sin que se adivine cuándo tocaremos fondo: baja natalidad, nula oferta laboral, declive de las comarcas vecinas, envejecimiento poblacional… Todo lo anterior provoca que la riqueza a repartir entre los que se quedan sea cada vez menor. Y no vamos a entrar a valorar el efecto que tiene que se vayan los más jóvenes, los más preparados, y la sangría de recursos que eso supone, porque empezar una nueva vida lejos normalmente cuesta dinero.

¿Qué tenemos? El patrimonio, poco más. El polígono tiene pocas posibilidades de crecimiento (es muy caro ampliarlo, cosas de la orografía). El cuartel podría ver un incremento en su actividad si España aumenta su gasto militar hasta el 2% que quiere la OTAN, aunque no se puede contar con ello a corto plazo.

¿Qué necesitamos? Trabajo. Por ahí se empieza a levantar Astorga. Una empresa que cree 500 empleos daría un aire nuevo a la ciudad. ¿Posibilidades? En lo logístico hace décadas que Benavente nos ganó la partida, y con Villadangos a media hora poco podemos hacer cuando hablamos de grandes empresas. ¿Hay algún sector intensivo en empleo que no demande una alta cualificación? Alguno hay, fundamentalmente el telemárketing. Tiene el inconveniente de la falta de estabilidad y los bajos salarios, pero ahí están los casos de León (Transcom, Telemark, Plus Contacto, Digitex, Atento…) o Bembibre (Huaris). Con altos y bajos, en la provincia el telemárketing da de comer a muchas familias. Hay muchos otros sectores, claro, y lo ideal sería que en el polígono se crearan entre 400 y 600 puestos de trabajo. Esta cifra permitiría a Astorga mantener las cifras de población actuales, y supondría un revulsivo también para muchos otros negocios locales (supermercados, comercios, hostelería, etc).

¿Qué puede hacer el Ayuntamiento? Habría que repensar el vivero de empresas, claro, y sería bueno saber cuánto nos cuesta PIA (Proyección Industrial de Astorga) y qué ha conseguido. Pero las bases del futuro se sientan en el IES, y más concretamente en el área de Ciclos Formativos (antigua Formación Profesional). La oferta de ciclos formativos del IES ha sufrido pocos cambios en los últimos años, y quizá sería bueno ampliar la oferta con un ciclo de cada nivel:

  1. Ciclos de Formación Profesional Básica: actualmente se ofertan dos ciclos (Electricidad y electrónica; Cocina y restauración). La oferta podría ampliarse con Alojamiento y lavandería, de la familia profesional de Hostelería y Turismo, o con Carpintería y mueble, de la familia profesional de Madera, Mueble y Corcho. Ninguna de las dos se oferta actualmente en la provincia de León.
  2. Ciclos Formativos de Grado Medio: son cuatro los ciclos que se ofertan (Panadería, repostería y confitería; Gestión administrativa; Instalaciones de telecomunicaciones; Instalaciones eléctricas y automáticas). La oferta podría ampliarse con Cuidados auxiliares de enfermería, de la familia profesional de Sanidad, o con Conducción de vehículos de transporte por carretera, de la familia profesional de Transporte y mantenimiento de vehículos.
  3. Ciclos Formativos de Grado Superior: se imparten dos ciclos (Administración y finanzas; Automatización y robótica industrial). Podría impartirse uno más, quizá Gestión de alojamientos turísticos, de la familia profesional de Hostelería y Turismo, o Higiene bucodental, de la familia profesional de Sanidad, o Animaciones 3D, juegos y entornos interactivos, de la familia profesional de Imagen y Sonido, o Desarrollo de aplicaciones WEB, de la familia profesional de Informática y Comunicaciones.

A ver si otro día, con más tiempo, vuelvo sobre este tema, porque el mapa de titulaciones de Ciclos Profesionales de la Junta tiene como objetivo acabar con la provincia de León, y más concretamente con ciudades como Astorga… Pero hoy no toca.

Una oferta formativa adecuada a la realidad local de Astorga y que mire también al mundo en el que vivimos es la clave para que, en primer lugar, nuestros jóvenes puedan elegir formarse en la ciudad, y, en segundo lugar, puedan aportar al mercado laboral algo nuevo, cosa que no sucede desde hace años. La configuración de la nueva oferta formativa debería hacerse de acuerdo con el Plan Estratégico que Astorga necesita. No quiero olvidarme de la EOI, cuya oferta ya propuse repensar aquí.

¿Y en cuanto al turismo? El Ayuntamiento debe negociar con el Obispado para buscar los medios que permitan la visita a otros monumentos de la ciudad. Estoy pensando en la Iglesia de Rectivía y en el Seminario. La Iglesia de San Andrés necesita una buena restauración antes de abrir sus puertas al público. Y esta iniciativa de Astorga con sabor a chocolate debe extenderse a otras épocas del año. La cecina debería tener el mismo trato que el chocolate cuando se promociona la gastronomía local… Y muchas otras cosas. Pero la más urgente, ya lo he repetido por activa y por pasiva, es una página web a la altura de nuestra historia y de nuestro patrimonio. Una web en español, en inglés y en portugués al menos. Y una web que no parezca sacada de hace 10 años… Que no la hagan los de siempre, vaya.

Resta y sigue

Etiquetas

,

Huyo de la publicación de los datos del padrón municipal como de la peste. No dejamos de encadenar una mala noticia detrás de otra, en una espiral que parece no tener fin. Astorga ha perdido más de 1.000 habitantes en lo que llevamos de siglo, un declive que se ha acentuado en los últimos 10 años y que será muy complicado revertir.

Tenemos que pensar si queremos ser Villablino, que ha perdido casi 5.000 habitantes en el mismo periodo, o si queremos parecernos a Valencia de Don Juan, que ha pasado de poco más de 4.000 habitantes a más de 5.000 en estos años.

El cuartel de Santocildes es nuestra mina particular, aunque muchos militares hayan optado en los últimos años por vivir en poblaciones cercanas debido al elevado precio de la vivienda en Astorga. También es cierto que los sueldos que paga el Ejército no son los que se cobraban en la mina… Pero no vamos a entrar en demasiados detalles.

Valencia de Don Juan, que ni tenía minas ni tiene cuartel, ha crecido gracias a una apuesta clara por atraer industria, algo que en Astorga siempre nos ha costado hacer. Es cierto que Pablo Peyuca ha liderado los esfuerzos del Ayuntamiento en este sentido, logrando que se establezca en Astorga una franquicia que crea 7 u 8 puestos de trabajo, pero quizá no sea suficiente con aportaciones de este calado.

Nuestro polígono industrial, que de industrial solo tiene el nombre, carece de grandes parcelas para atraer a grandes empresas, y aventuras intensivas en empleo como las que hemos visto en Bembibre serán difíciles de reproducir en Astorga (referencias como esta tampoco auguran lo mejor). Ojalá veamos pronto a alguna empresa creando más de 300 puestos de trabajo en Astorga, pero no tengo muchas esperanzas.

¿Y nuestros pueblos? Se echa de menos que algún pueblo ofrezca, desde ya, facilidades a las familias que quieran emprender una nueva vida en un entorno que cuenta con todo lo necesario. Si lo hacen cuando algún colegio esté amenazado de cierre será demasiado tarde. Mantener los colegios rurales y llenar nuestros pueblos de vida ha de ser un objetivo irrenunciable si queremos que Astorga no caiga por debajo de los 10.000 habitantes en los próximos 10 años.

Así las cosas, ¿qué nos queda? Rezar, supongo, aunque también el Seminario hizo las maletas y se fue a Ponferrada. El turismo, que sostiene buena parte del empleo en Astorga, empieza a dar alguna señal de vida (gracias, Silvia Cobos, aunque no me haga mucho caso en ciertos temas). Es cierto que el empleo que se crea en el sector turístico llega con cuentagotas y asociado normalmente a negocios familiares, pero hay margen para crecer y es necesario ampliar la iniciativa “Astorga, Sabor a Chocolate” a otras épocas del año. También sería conveniente ampliar el catálogo monumental de la ciudad añadiendo a los cuatro de siempre (Palacio, Catedral, Muralla y Ayuntamiento) la sorprendente Iglesia de San Pedro de Rectivía, una joya de la que más de un peregrino se ha enamorado y de la que poco o nada se habla cuando se habla de Astorga.